El viaje de dragoncito


Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

El viaje de dragoncito. Poesía infantil. Poesía juvenil. Poemas infantiles.

Dragoncito se despertó,
la caverna estaba fría y solitaria,
y bostezó tres veces:
una para encender la hoguera
en la pira refractaria,
otra para ahuyentar el sueño,
otra para probar su fortaleza.

Rápidamente
consumió su desayuno
de bayas frescas y hierbas aromáticas,
y desplegando el vuelo viajó
por cielos amplios y campiñas fantásticas.

Decidió visitar a sus parientes
de la aldea vecina,
pero al volar por sobre las vertientes
del poderoso río,
escuchó el llanto de los niños
que lloraban de frío.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Generoso,
su calor difundió por cien hogares,
y sofocó más tarde cien incendios
feroces y devastadores,
guardando  en su maleta
las temibles hogueras.

Después siguió la costa ribereña
perdiéndose en los vendavales.
sobrevoló ciudades góticas
de  inaccesibles  torres,
y en un castillo, al borde del acantilado
saludó a una princesa solitaria.

Hambriento y extenuado,
al filo del crepúsculo,
ya no pensaba en visitar a sus parientes
de la aldea vecina.

Dragoncito aterrizó
por fin en la cueva de un amigo,
y al saludarse generaron
un incendio de proporciones gigantescas.

al final acordaron
que nada es más interesante,
que compartir con un amigo
una rica merienda
de bayas frescas y hierbas aromáticas.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Autora: Dora Leonor Ponce

Imprimir Imprimir

EnCuentos
Acerca de EnCuentos 51 Articles
Había una vez… un grupo de profesionales y autores independientes que habían decidido ayudar a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento habían sido chicos- e hijos que, mediante la lectura, se convertirían en algún momento en mejores padres.