Un pájaro sediento

Un pájaro muy sediento,
hasta un grifo fue a beber,
y vio una gotita de agua,
justo a punto de caer.

Con el pico muy abierto,
debajo se colocó,
esperando con paciencia
allí quieto se quedó.

Después de esperar un rato,
aburrido se marchó,
y fue justo ese momento
en que la gota cayó.

Fin
http://cuentosentretenidos-marissa.blogspot.com.es

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *