Tiempo olvidado

Descoloco las manecillas del reloj,
cambio la cabecera de mi cama en dirección al sol,
limpio todo aquello que huele a viejo…
Ordeno un poco los objetos que hace tiempo
tengo abandonados.
Luego llamo,
me despido de ella dos veces,
y después me voy.
Hoy… Si hoy,
abandono mi pasado.

Fin
Poesía para adultos.

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *