Saltar al contenido

Sapo Sapito
queda con Alejo,
para ir a jugar
en el puente viejo.

Saltan distraídos
mirando hacia arriba,
y Sapo ha caído
sin paracaídas.

Vuela por los aires
haciendo piruetas,
las patas arriba
y la boca abierta.

Guardando equilibrio
cae en una rama,
se queda colgado,
sin moverse nada.

Pasa por allí
una rata amiga,
lanzando su cola
le salva la vida.

Aunque mamá Sapo
es buena y muy lista,
como nada sabe
mira una revista.

Fin.

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo