Saltar al contenido

Regresando un atardecer. Julio Casati, escritor y locutor argentino. Poesía de amor.

De pronto, el mar, se queda sin verbos

para decirte, en el silencio sostenido,

que sólo quiero envolverte en el azul

que descansa en la línea del cielo.

Y mis manos, que anidan en tu primavera,

son olas que acarician tu vientre desnudo

en una aritmética de palabras y temblores,

cuya matemática es un canto infinito.

Azul y más azul,

para la rítmica delicadeza de tus besos.

Azul,

como la brisa de tu voz para mis oídos.

Vine por una gota de sangre, lágrima viva

y encontré mi corazón latiendo

hacia la vertiente luminosa de tu abismo.

Alguien despierta en mí, un temblor, una esperanza,

con el cuidado del que desvela un crimen,

un pasadizo a una irresistible geografía.

Y todo es mar, mar bravío, caballo dominante.

Y recorro tus pasos por la arena.

Y en la noche, cantan en mí, luceros de mañana.

Fin

4.9/5 - (61 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo