¡Qué será de mi Madre!

madre e hijo

De sus manos hacendosas
he heredado su encanto.

Para ella, sigo siendo niña
y en su regazo me arrulla
para contar mis años.

Si algún día dejare de escuchar su voz
mi voz se ahogaría en llanto,
las ventanas estarían tristes
y el mundo perdería su encanto.

Por eso, yo venero a mi Madre
porque afrontar sin ella la vida
huérfanos quedarían mis sueños.

¡Ah!, ¡pero quedarme sola!,
todo sería un engaño
porque mi madre vivirá por siempre
en mis versos y en mi canto.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]