Cómo clavan
los otoños
sobre mis sienes
y el corazón me duele todavía.

Quisiera,
por instantes,
acurrucar mi alma
al fuego encendido por mis niños
y contarles mis penas
mis secretos fracasos,
pero no me está permitido.

Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *