Ojos encendidos


En tus ojos encendidos
vi aparecer el cielo.
Pensé que eran cristales
los que atesorabas,
porque tu persona
los transportaba.

Por esos momentos compartidos,
repartiremos, por iguales
esos cristales que se escapaban
de tus ojos encendidos.

Fin

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: