En tus ojos encendidos
vi aparecer el cielo.
Pensé que eran cristales
los que atesorabas,
porque tu persona
los transportaba.
Por esos momentos compartidos,
repartiremos, por iguales
esos cristales que se escapaban
de tus ojos encendidos.
Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *