Nos llaman brujas…
Convertir sapos en príncipes
es nuestro mayor encantamiento,
reanimamos a los casi muertos y
hechizamos con todo nuestro ser.

Nos llaman brujas…
Aunque no seamos virtuosas cocineras
preparamos pócimas para ayudar al mundo
y sin escoba y más rápido
que la velocidad de la luz
volamos a cualquier rincón
de los corazones de los hombres.

Nos llaman brujas…
Si acaso, a veces arañamos
con dulces ronroneos deshacemos
dichos maleficios.
Nuestros maullidos techeros
son de disfrute y agradecimiento
a nuestra compañía y anhelada libertad.
Y ante la hoguera de la incomprensión
el triunfo nos estará esperando.

Fin
Poesía para jóvenes y adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *