No tengo nada para darte


Imprimir Imprimir

Te traje a esta llanura
para mirar que los pastos son verdes.

Verdes como tus primeros años,
verdes como tus pensamientos puros.

Te traje a esta llanura
para ver que la naturaleza es tuya,
que te abriga, que te da sustento.

Te traje a esta llanura
porque no tengo nada para darte,
solo belleza del alma te entrego
pasado, presente y futuros días.

No tengo nada para darte
que sustente tus próximos días.

Ya te dije, hijo mío,
solo tengo vivencias elegidas,
vivencias compartidas
en esta vida juntos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios