Mis cabellos guardan sueños
bellos, graciosos y espantosos
donde abundan enanos
con cuatro patas que tiran de ellos
para hacer cuerdas y cruzar ríos
y mares peligrosos.

Mis cabellos andan enojados
Lucen erizados, gordos y enredados,
pues, por don viento han sido samaqueados.
Algunos se han quebrado
y otros permanecen intactos.

Mis cabellos bien peinados y adornados
tienen sueños alocados
de escaparse a otros mundos
donde no haya cabezas desabrigadas
ni cepillos toscos, ni peines desdentados.

Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *