Perseguida por ella me sentía,
creí que pegarme quería
y hasta renegaba de su compañía,
pues, sin darme cuenta siquiera
volteé a golpearle un día.

Con el tiempo comprendí,
que ella es parte de mí,
me acompaña por donde yo quiera,
no me deja sola de ninguna manera,
para salir un día caluroso y la noche espera,
ya que ella…no es cualquiera.

Fin

Poema sugerido para niños a partir de seis años.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *