Si quieren que lleve
al otro lado del mundo
mis memorias, mis tesoros,
sólo llevaré el Padre Nuestro.

Si quieren que lleve
a la orilla del río
las mantas que me cubren,
sólo llevaré mi pañuelo
que ha recibido mi llanto.

Si quieren que lleve a la otra vida
mis triunfos,
les digo que solamente
llevaré mi persona toda,
esa que amó tanto
y que solo Dios sabe.

Fin.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *