Poesía sobre el mar y las olas sugerida para jóvenes y adultos.

¡Qué agresivo eres!
golpeando mi cintura
esa que te ofrezco
para jugar con tus olas.

Agresivo te pones
porque celoso te encuentras
por el novio que llevo
y abraza mi figura.

Ya sabes, de agresividad no vives
porque triste estarían
los marinos y las gaviotas
que cuidan de tu costa.

De lejos vienes,
con velocidad sigilosa
a recibirme con un canto
de olas roncas.

Y los niños ríen
por tus olas rotas
que tímidamente retiras
de la arena rubia,
que mojas.

Fin

Poesía sobre el mar y las olas sugerida para jóvenes y adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *