Esa mano pequeñita
que suavemente te aprieta.

Sus ojitos, su mirada limpita
arrancan de tu pecho,
emociones.

Esa mano pequeñita
que corre y te alcanza,
no la dejes solita.

Es tu respiro, es tu sueño
y tus horas locas.

Esa mano pequeñita,
que te aprieta el alma,
no la dejes solita.

Fin

Poesía sugerida para jóvenes y adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *