Las dunas


Las dunas se mueven sigilosamente
ondeando en tu campo,
algo las detiene
y con la brisa del viento
sobrepasan, ondeando, ondeando.

En cada espacio
se detienen y alimentan.
Recogen lo que es sabio
y en el frescor de tu mente, se anida,
alojando esos vestigios
de fértil tierra
en tu desolada casa.

El sol las baña
calmando su frío.
Respira profundo, se aquieta.
Esa duna que llevas dentro.

Deja que transite tu valle.
Deja que sople tus sueños.
Que haga fuentes y vertientes
para que tu vida corra fervientemente.

Fin

Imprimir Imprimir

Leer más sobre:

¡Sea el primero en dejarnos su comentario!

Por favor, déjenos un comentario.

Su dirección de correo no va a estar publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: