La palmera y la gaviota




Una bonita palmera
crecía fuerte en la playa,
y una pequeña gaviota
en sus ramas se posaba.
A las visitas del ave
la palmera acostumbraba,
haciéndose más hermosa
cuánto al cielo más miraba
Su tronco fuerte y erguido
sus hojas verdes, lozanas,
la gaviota cada día
más hermosa la encontraba
En una de sus visitas
la gaviota se quedó
y la palmera feliz
aún más bella creció
Fin
Poemas para niños a partir de cuatro años. Primeros lectores.
www.cuentosentretenidos-marissa.blogspot.com.es

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *