La Lechuza y la Luna


Imprimir Imprimir

¡Qué triste está la Lechuza,
porque no puede volar!
¡Hay sus espejuelitos,
ya los tiene que cambiar!.

“Entre señora Luna,
a mi cueva”, suplicó,
pero la Luna dormía,
y a su amiga no escuchó.

Y cuando el sol despertó,
a la reina de la noche,
la lechuza, sin reproches,
al astro sol saludó.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Del libro: «Rimando con los niños»

Imprimir Imprimir