Josefina, la osita bailarina

A Josefina le gustaba
escuchar música y bailar
y siempre se la veía
dando pasos al compás.

Un día decidió buscar
un buen profesor
y Tato el canguro
era conocido por ser uno bueno.

En su escuela ella aprendió
varias danzas, y de lo mejor
tango, folklore, flamenco
y también rock.

Con el tiempo
Josefina y Tato
muy amigos se hicieron
y contentos ¡Bailando siguieron los dos!

Fin

Poesía infantil sugerida para primeros lectores

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *