Incondicionalmente

Acercaré a mi cuerpo
los besos de tus ojos.
Me rozaré cual felino
con tus volúmenes morenos,
sintiendo nuestro contacto.
Y volveré a decirte que hoy,
recordando un compromiso sobre la nieve,
te amo, casi con miedo…
Porque este loco corazón
jamás fue tan estable…
Y este extraño razonar
nunca tan incondicional…
Por eso, seré el centro débil
de tu abrazo firme,
y seré la mitad de lo que un día
me prometiste.

Fin
Poesías para adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *