Imaginándote



Existe un punto
donde todo lo anterior
tiene que terminar…
Nunca te imaginé cerca del mundo,
pero habitas mis sueños
y algunas noches, incluso,
llegamos a sentarnos en el banco de una plaza
para reírnos de todo y de todos
los que no entienden de encuentros…
Es difícil imaginarme
encerrado en tus bosques,
pero debo admitir,
pantera enigmática,
que me has cazado…
Vivo soñándote,
pero sé que nuestros encuentros
serán pocos.
La próxima vez,
te espero en la orilla del mar,
en la cima de la montaña,
en lo alto del cielo,
o tal vez…En ningún lugar.

Fin

Poesía sugerida para jóvenes y adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *