Ante dos puertas
vi aparecer el cielo
claridad serena,
presencia divina.

Traté de seguirle
pero mi caminar se hacía lento.

Me quedé absorta, mirando,
penetrando hacia la claridad serena.

Vi dibujar su rostro
devolviéndome la paz
y un quedarme en la espera.

Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *