El número UNO. David Gómez Salas. Poema infantil
 
uno
Una vez el número uno
en un enorme espejo se vio.
Y al pensar que no era único,
su ego lo entristeció.

El espejo era mágico
y enseguida reaccionó.
Le mostró al número Uno
la imagen del número Dos.
 
El Uno, con soberbia,
al número Dos criticó.
Dijo: está muy retorcido,
no está recto como yo.
 
Así, el menor de los enteros
concluyó ser el mejor.
Ignorando que cada símbolo
representa un valor.
 
Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *