Lo creí el amigo de mis sueños,
pero no acudieron esas palabras
que lo transforman todo,

que le dan vida y que trasciende
hacia los rincones más escondidos de la aurora.
Siempre estuve presente en ese sueño
donde jugué con mil ilusiones
tropezando con fragmentos de angustia y
desesperanza.
Lo creí el amigo de mis sueños.

Fin

Poesía perteneciente al libro “Poemías”

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *