Saltar al contenido

Quiere salir al jardín,
el reflejo de la Luna,
pero no sabe por qué
sigue preso en la laguna.

Las rosas para ayudarlo
le regalan el rocío,
luciérnagas y cocuyos
trajeron agua del río.

Despiertas están las flores,
reciben a un visitante,
divirtiéndose en las aguas,
del charco más deslumbrante.

Fin

Todos los derechos reservados por Olga Martínez

[email protected]

Poema sugerido para niños a partir de cinco años.

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *