Cuando nací
mi Madre dice:
había mil hojas
en el suelo
que la tierra sostenía
y un cálido viento las mecía.

Sus colores indescriptibles
hacían brillar mis pupilas
porque un tibio sol
las revivía.

Así, dice mi Madre
que yo era
una hoja caída
del árbol de la vida.

Con sus colores tan vivos
Así, nací a la vida.

Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *