Cofre de palabras


Imprimir Imprimir

Por Elizabeth Segoviano. Poemas infantiles

Cofre de palabras es un bello poema infantil sobre las palabras de Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Poesías infantiles cortas.

Cofre de palabras

Cofre de palabras. Poemas infantiles

Tengo un cofre lleno de palabras especiales, brillantes, alegres,
rítmicas, hermosas, graciosas, amables, naturales…

Las uso en días lluviosos.
Cuando la ciudad se llena de paraguas y abrigos negros
o rostros fruncidos y serios.

Saco entonces mis palabras, y voy por la calle diciendo:
¡Tenga usted un fantastiautenticosolluvimagnífico día!
La gente se extraña, me miran de pies a cabeza
algunos me preguntan si tengo fiebre
o si me ha picado un mosquito extraterrestre.
Pero todos sonríen, y olvidan que no les gustan los días lluviosos.

¡Mi cofre de palabras rebosa de tantas cosas!
Hay palabras mágicas para llamar a la luna.
Y cuando nadie quiere cantarme una canción de cuna,
solo debo decir: ¡gatieclipse, plenilunia, maravisol!
Entonces la luna vendrá a toda prisa a darme besos,
y contarme cuentos del rey sol.

Mi cofre no sólo contiene palabras imaginarias, sacadas de mis sueños.
Tiene también palabras reales que uso todo el tiempo,
palabras mágicas, poderosas, enseñadas por los abuelos.
Palabras que forman frases cálidas,
que al ser escuchadas curan heridas y mejoran los días.
Como: “te quiero” “perdón” “gracias” “por favor” “¿quieres jugar?”
palabras mágicas que salen volando de mi cofre,
palabras que se me pegan en los labios para repartir en días grises.

Fin.

Copyright © Elizabeth Segoviano 2013

Sobre la escritora

«Recuerdo que en el jardín de niños nos ponían a leer en voz alta, pero a mí no me gustaban esas historias y yo les inventaba toda clase de aventuras a los personajes y por hacer eso mi maestra me reprendía casi todos los días, diciendo que yo era una rebelde desobediente. Pero siempre sentí la necesidad de escribir lo que imaginaba.»

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Pueden ver una entrevista que le hicimos a la escritora de este poema, Elizabeth Segoviano en el siguiente enlace.

Imprimir Imprimir