Chocó tierra de ensueños


Imprimir Imprimir

Chocó tierra de ensueños. Lucy Piedad Mosquera Perea. Poesía para adultos.

Cada día que te siento lejos…
recuerdo el volar del cóndor
que se quedo sin Andes y sin nido
busco entonces en mis recuerdos


algo que pueda iluminar mis ojos…
y colorearme con finas acuarelas…
la tierra grata que la negra lleva.

Tierra de ensueños, que mi mente añora,
zamba y calipso que el tambor aflora,
sueño que un día volveré a besarte,
como enamorada te daré mi copla
mi canto, mi verso, mi poema y mi vida

No quiero ni rey que estés tan triste
alza la cabeza y lucha bravío
ohhh Chocó querido, mi negro cautivo
que entre rio y mares encierras la magia
de una raza pura, como solo hay una
tierra de Africanos de estirpe bravía
que un día en la historia rompieron cadenas
y hacia la montaña llevaron su negra

Orgullosa siempre he dicho tu nombre
el oro y la plata, cubrieron mi cuna…
eso no es pobreza, tampoco riqueza…
es solo la vida de mi tierra sana…
que entre llanto y ruego se levanta erguida

De negras de piernas u rabos torneados…
de hombres viriles de labios calientes
de pestañas crespas mi raza africana
blancura en el alma, blancura en los dientes.

Ohh Chocó de ensueños, de noches gozonas
de risas, comparsas, vivir amañoso
Istmina en la cumbre, con tu manto cubre
Tu Virgen Mercedes, patrona sagrada
tu gente, tus ríos, tu valle y tu suelo

Niqui, con su Mar de eternos azules
al cielo agradece su encanto nocturno
en donde las almas se sienten amadas
y entre canto y briza, se tornan en una

Quibdo…con su torre mirando el Atrato…
recuerda la negra del pescao en lo alto…
tierra que enarbola mentes tan ilustres
que en la historia dejaron tu nombre…
tierra de palmeras, que se mecen solas,

Ohhh Chocó tu encanto y belleza añoro
por eso estas letras escribo y me sonrojo
no ves que te amo?
no ves que te extraño?
no ves que me muero?
pues me siento solo
espero con ansias el día cercano
en que la distancia, poco a poco acorte
y cantarte un coro que lo dice todo
«Ya vamos llegando, me voy acercando
no puedo evitar que los ojos se me encharquen»

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin

Imprimir Imprimir