365 días de máxima iluminación
y algo mínimo de oscuridad,
de exuberante alegría y reducida tristeza.

De litros de diversión
y chorritos de aburrimiento,
mucha esperanza
y una pizca de desaliento.

De harta lucidez
y algunas chispas de delirio,
kilómetros de abundancia
y milímetros de escasez.

Sobre todo de dulce y sabrosa
comunicación “uno con uno”
y a disfrutar de este bello regalo llamado año.

Fin

Poesía sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *