Se acerca el Día Internacional del cáncer infantil


Fundación Flexer invita a que el viernes 14/2 le pongas corazón al día de los enamorados y te comprometas por los chicos, así, te convoco a que:

– Te «Pongas la camiseta», usando una prenda blanca ese día.
– Compres la remera de la fundación si querés.
– Asistas el 14/2 durante todo el día al Shopping Alto Palermo -si estás en Capital- para dejar tu apoyo con un mensaje o sacándote una foto para concientizar sobre el diagnóstico temprano y el tratamiento correcto que puede salvar el 80 % de la vida de los diagnosticados.
– Te sumes desde cualquier lugar sacándote una foto con la prenda blanca y lo subas a las redes sociales (incluso de la de Flexer).

Para que tengas más material, aquí te enviamos un artículo que creemos que te puede ayudar a aportarle a los que te leen/escuchan/ven…

Situación del cáncer infantil en Argentina

Se puede afirmar que hoy se cura aproximadamente en el 70 % de los casos de cáncer infantil. Esto ha significado un cambio importante en el enfoque del tratamiento y del cuidado de estos niños ya que en la mayor parte de los casos constituye una enfermedad crónica con secuelas de distinta importancia, según la enfermedad de que se trate.
El diagnóstico temprano, el acceso a un tratamiento adecuado, el cumplimiento de dicho tratamiento en el tiempo correcto, un buen estado nutricional y el apoyo de una red de soporte socio-emocional son parte de los factores que colaboran con el éxito del tratamiento.

Las mismas desigualdades que se observan entre los países desarrollados y en desarrollo con respecto al acceso al tratamiento, se repiten entre los países pertenecientes a una misma región y, dentro de cada país, en las distintas ciudades.

Argentina no escapa a esta problemática. En estudios de mortalidad infantil, Buenos Aires muestra los mismos índices que los países desarrollados. Los resultados de estudios realizados en los principales hospitales de Buenos Aires, arrojan resultados similares a los de hospitales reconocidos de Europa. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el resto de nuestro país. La cantidad y complejidad de los centros existentes en el interior del país, para la atención de niños con cáncer, resulta insuficiente. Como consecuencia de esta situación, el diagnóstico y el acceso al tratamiento en tiempo y forma se ven seriamente dificultados.

A lo largo de las diversas etapas por las que atraviesa el desarrollo de la enfermedad pueden observarse:

– Retrasos en el diagnóstico por falta de conocimiento de los síntomas del cáncer infantil.
– Retrasos en el inicio y dificultades durante el tratamiento debido a:
– Falta de acceso a los análisis clínicos necesarios para el diagnóstico de la enfermedad, por gran parte de la población afectada.
– Tramitación excesiva y burocrática.
– Incumplimiento de las obligaciones por parte de los seguros médicos.
– Ausencia en los hospitales de salas especializadas parta el tratamiento de niños con cáncer
– Indisponibilidad de camas para hospitalización.
– Carencia de medios económicos para transporte y alojamiento

Si tenemos en cuenta que el 70% de esos chicos “se cura”, si accede a un diagnóstico temprano, al tratamiento adecuado en tiempo y forma, a un buen estado nutricional y a una red de apoyo socio emocional, esta estadística aparentemente irrelevante, se transforma en la posibilidad de vida para muchos chicos.

Aún en países como Argentina, donde el acceso a tratamiento de los niños con cáncer está garantizado, las organizaciones de ayuda tienen un rol fundamental. En nuestro país se han incrementado los índices de curación en los últimos 20 años. Sin embargo, el desafío está en lograr un diagnóstico temprano, acelerar el proceso de derivación de pacientes y mejorar el soporte clínico al tratamiento. Nuestra fundación brinda diversos servicios para la contención emocional de las familias y también servicios de orden práctico que favorecen la adherencia al tratamiento y su cumplimiento en tiempo y forma. Asimismo, el apoyo en el envío de muestras diagnósticas y el traslado de pacientes provenientes del interior del país, favorece la disminución de los tiempos de diagnóstico.

En la actualidad, el cáncer infantil es altamente curable. Sin embargo, las demoras en el diagnóstico y acceso al tratamiento disminuyen los índices de supervivencia. Cada año mueren en el mundo más de 90.000 niños con cáncer. La mayoría de estas muertes podría evitarse si todos esos niños tuvieran la posibilidad de acceder a la detección temprana, diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado de su enfermedad, en hospitales especializados, adecuadamente equipados.

En países de alto desarrollo, 8 de cada 10 niños sobreviven a su enfermedad. En el otro extremo, en países de bajo desarrollo, sólo 2 o 3 niños, de cada 10, sobrevivirán debido principalmente, a la consulta médica tardía y a la falta de hospitales especializados, adecuadamente equipados.

Entre estas 2 realidades extremas, en Argentina, como en la mayoría de los países con desarrollo medio, los índices de sobrevida, en los principales centros urbanos, son similares a los de los países desarrollados. Sin embargo, existen desigualdades, en lo que a accesibilidad a diagnóstico oportuno se refiere, entre las distintas regiones del país. Esta misma situación se repite en varios países de Latinoamérica.

En relación al informe realizado por el Instituto Nacional del Cáncer, dado a conocer en Abril 2013 por el Ministerio de Salud de la Nación (http://www.prensa.argentina.ar/2013/04/22/40096-salud-publico-informe-sobre-cancer-infantil.php), el Dr. Daniel Freigeiro, uno de los directores del Área de Oncopediatría del INC y Subdirector Médico del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez- explicó que “nuestro primer objetivo fue intervenir en algunas de las causas que detectamos como desigualdades, como el retraso diagnóstico o la demoras en las derivaciones; y el segundo fue tratar de unificar criterios de obtención y soporte clínico de los niños con cáncer, entendiendo que una mejoría en ese soporte se traducirá en una probabilidad mayor de curación para pacientes que deben ser sometidos a tratamientos muy intensivos”.

En tanto, Florencia Moreno, directora del ROHA y miembro del Capítulo Pediátrico del INC, afirmó que “la tendencia de mortalidad por cáncer infantil ha disminuido en los últimos 20 años, es decir, la sobrevida de los niños con esta patología ha mejorado”, al tiempo que destacó que “en Latinoamérica no son muchos los países que cuentan con este tipo de datos de sobrevida, los cuales nos permiten como país definir estrategias sanitarias específicas para cada población y tipo de tumor, y desarrollar intervenciones bien definidas”.

Por Edith Grynszpancholc, creadora Fundación Natalí Dafne Flexer

Imprimir Imprimir

Leer más sobre:

¡Sea el primero en dejarnos su comentario!

Por favor, déjenos un comentario.

Su dirección de correo no va a estar publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: