Niños en situación de riesgo en Argentina



Niños en situación de riesgo en Argentina.

Exigimos respuestas eficaces para los niños en situación de riesgo.

La situación de la niñez en la Argentina no es fácil, si bien hubo avances (como la Asignación Universal por Hijo), todavía hay grandes deudas que no han sido resueltas. Esto se ve en las realidades cotidianas que se viven en los hogares sustitutos, por ejemplo. El gran cambio se dio en 2005 con la sanción de la Ley Nacional 26.061, de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes.

Así, los niños pasan de ser considerados objetos para ser vistos y comprendidos como sujetos de derecho. Con esta ley, distintas instituciones comenzaron a coordinar sus acciones para devolverle a la familia su rol protagónico, que sea ella la contenedora, pues es la primera instancia como garantía de base para un desarrollo humano y afectivo de todo niño.

A esto se suman actividades y respuestas a situaciones concretas como las de violencia familiar, trata, tráfico, adicciones y trabajo infantil, todas problemáticas que siguen siendo un flagelo para los pequeños. La idea inicial de la ley es que los chicos y adolescentes puedan ejercer sus derechos, que los conozcan y así puedan realizarse como ciudadanos.

Para poner en evidencia los fenómenos, es bueno destacar que con la Asignación Universal por Hijo se destina el 1,2% del PBI Nacional a ayudar económicamente a más niños, pues las estadísticas dicen que alrededor de 4.000.000 son pobres.

Sin embargo, este dinero no resuelve los problemas de fondo, y así lo indican quienes trabajan en instituciones que se dedican a la infancia. Ellos afirman que el peor horror que sufren a diario los chicos es la indiferencia, ya sea de parte de la sociedad o del Estado, pues para muchos es imposible de imaginar las carencias que muchas familias deben soportar a diario.

Por otro lado, quienes intentan trabajar para dar una solución a esto deben cobrar sueldos siempre desfasados en el tiempo. Algo similar sucede con las becas o los subsidios que los chicos reciben, que muchas veces no se pagan a tiempo y antes los reclamos de los directores de los hogares las respuestas siempre son excusas.

Esto es lo que viene sucediendo en la Provincia de Buenos Aires. Por otro lado, la Ciudad de Buenos Aires brinda atención a más de 14.000 niños y adolescentes a través de distintos programas como las casas, las juegotecas, los centros de desarrollo y más. Sin embargo, los directores de los hogares reclaman que las becas para cubrir los gastos de los pequeños están por debajo del monto necesario y siempre se cobran fuera de término.

Esto hace que las situaciones se dificulten aun más, y que las asociaciones sobrevivan gracias a la comunidad, a los padrinazgos y la gestión de líderes sociales que los hacen visibles. Tanto en la provincia como en la Ciudad de Buenos Aires, los especialistas y quienes están con los infantes aseguran que las problemáticas se han ido complejizando, desde los tiempo de institucionalización que son muy largos hasta en las condiciones que los chicos llegan.

No hay articulación entre los distintos actores que intervienen, así como tampoco son eficaces las propuestas para trabajar con los grupos familiares de origen y los egresos de los niños.

Los chicos que están en los hogares o asisten diariamente a los centros de día no pueden esperar. Es necesario darles respuestas a sus problemas que se relacionan con la salud mental, turnos médicos, dispositivos para trabajar con las familias y una red de contención de todos los actores involucrados para poder brindar un egreso que les asegure la inclusión y no el rechazo.

Para que los niños puedan comenzar a ser entendidos y tenidos en cuenta debe haber un Estado comprometido, con políticas activas y reales, eficaces según el momento actual.

Por Gerardo Mitre, presidente ejecutivo de Fundamind www.fundamind.org.ar

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *