Muchos chicos con trastornos por perder sus horas de sueño


Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Argentina 

Un 83% de adolescentes admite que no recupera el sueño perdido. Suelen ser más hiperactivos e irritables.

Cerca de la mitad de los chicos argentinos de entre 10 y 15 años sufre trastornos emocionales y orgánicos porque no duermen lo suficiente.

Especialistas del Hospital Universitario Austral (HUA) diseñaron y supervisaron una investigación a nivel nacional sobre el descanso de los chicos con edades entre 10 y 15 años. Como resultado, ese estudio alerta que cerca de la mitad de ellos apenas duerme siete horas en los días de actividad escolar. Pero la situación empeora los fines de semana, donde el 83 por ciento de los adolescentes admite que no recupera el sueño perdido. Es más, los viernes y los sábados el promedio de los chicos argentinos admitió que se acuesta a las 5 y se levanta a las 13.

Daniel Pérez Chada, jefe del Servicio de Neumonología del HUA y autor principal de la investigación, explicó que “el no tener nueve horas de sueño reparador ocasiona que la concentración, el nivel de alerta, las habilidades cognitivas y la memoria se deterioren con el tiempo”. En ese sentido, Pérez Chada agregó que “lo mismo sucede con el sistema inmunológico y los procesos hormonales vitales”.

Según datos mencionados en el estudio, los adolescentes con trastornos de sueño tienen mayor irritabilidad, le cuesta adaptarse socialmente y tienden a la hiperactividad.

El estudio recomendó que para que los chicos duerman más y mejor, hay que evitar que en su cuarto esté la computadora y el televisor, que no ayudan a conciliar el sueño.

Destacó la importancia de tener horarios regulares para acostarse y levantarse y evitar el consumo de estimulantes como el café, té y bebidas cola después de las 18.

Tampoco debe usarse la cama para comer, hacer la tarea o hablar por celular porque de ese modo, el cerebro deja de asociarla con el sueño o el reposo.

También hay que evitar actividades deportivas muy estimulantes a altas horas de la noche y hay que armar rutinas que favorezcan el sueño, como la lectura antes de dormir.

Daniel Cardinali, investigador del CONICET, sostuvo que para mejorar el rendimiento escolar ante la falta de sueños de los chicos “una solución podría ser que las materias más abstractas como Lengua y Matemática no se dicten en las primeras horas de la mañana”.

Cardinali consideró que “en esas horas, los programas deben incluir actividades dinámicas o físicas porque el chico tiene un nivel de concentración más alto durante el mediodía”.

El especialista destacó que para que los chicos se acuesten temprano es importante que los padres los acompañen con sus acciones. Dijo que “se perdió el 25 por ciento del sueño en 40 años”.

Indicó que “la vorágine del trabajo y el estrés generaron un sentimiento generalizado de que las horas de sueño son un desperdicio y además, hemos mutado el medio ambiente para adaptarlo a nuestras costumbres”.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fuente: diariodecuyo.com.ar

Imprimir Imprimir