Feria del Libro en Buenos Aires – Argentina


Imprimir Imprimir

Ya es tradicional que en abril abra sus puertas las Feria del Libro de Buenos Aires, y aunque todos sus visitantes saben de qué se trata, no pueden dejar de ir año tras año.

Es un evento en el que convergen múltiples intereses, desde lo comercial hasta el intercambio de ideas, es por sobre todo un ámbito cultural abierto.

Anualmente allí se reúnen autores, editores, libreros, distribuidores, educadores, bibliotecarios, artistas, comunicadores y el público en general ávido de acercarse a un mundo donde las letras son absolutas protagonistas.

La feria cuenta con la distinción de ser la más grande de habla hispana en el mundo, tanto en su dimensión espacial como en la convocatoria a charlas y conferencias, y la programación educativa y profesional que es desarrollada de la mano de reconocidos referentes del exterior y locales.

En la vereda de los críticos se escucha decir que este evento es una moda comercial, sin embargo su éxito se ha sostenido durante mucho tiempo para que se la estereotipe como algo pasajero y efímero.

Con fines empresariales o no, lo cierto es que es un lugar que desarrolla el rol de ser promotora de la lectura, donde las posibilidades se multiplican ante los ojos de los visitantes.

“La misión principal de la Fundación es aportar a la formación de una Argentina alfabetizada y lectora. Estar en la feria es una oportunidad para dar a conocer nuestros proyectos y así sumar más gente a nuestra causa”, afirma Silvia Portorrico, del departamento de Programas de Promoción de Lectura de Fundación Leer (www.www.leer.org), entidad que ha encontrado en ella el contexto ideal para difundir sus objetivos y acciones que desarrolla de manera federal.

Tal como afirma Portorrico, los atractivos de la feria se concentran en la gran oferta editorial que durante pocos días y en un mismo lugar muestra lo mejor de sí.

Las apariciones de las novedades se convierten en momentos supremos dentro de la gran estructura. “Hay público que compra y otro que no compra. Hay público que lee y otro que no lee.

La feria es un paseo ideal para los grupos escolares y también para las familias. Es más sencillo para un no lector comprar en la Feria que entrar a una librería y elegir”, afirma Adela Basch, titular de Ediciones Abran Cancha. Es que muchos se acercan con la esperanza de poder conseguir la dedicación del autor de su libro favorito, conocerlo y hasta tener una breve charla. Democrática e inclusiva, esta propuesta tiene la particularidad de incluir todo el universo de libros, desde los textos escolares hasta los best sellers. Incluso, asisten cursos de escuelas primarias y secundarias en busca de aprender un poco más del mundo editorial.

Con respecto al volumen de ventas, Basch considera que se vende más. ¿El motivo? Por la feria transita mucha gente que no se acerca a las librerías y que, por el solo hecho de estar allí, terminan adquiriendo algo.

El público ya se prepara para vivir un mes dedicado a los libros, a la lectura y al placer de seguir conectándose con escritores y, sobre todo, con historias que llevan a mundos encantadores.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: