relatos para adultos

Ema

Ema. Ana Mafalda Damião, escritora brasileña. Cuento en portugués sobre un mundo más justo y las ganas de superarse.

Todos os dias, na hora do entardecer, quando o Sol se preparava para dormir, Patrícia chegava.
Olhava as plantas e os animais e sentava-se no tronco do velho carvalho. Do seu saco, retirava um caderno e um conjunto de lápis e começava a escrever.

Por favor, ¡Comparte!

0Shares

Cambiando rumbos

Cambiando rumbos. María Florencia Vallée, escritora argentina. Cuento para padres.

Al final de aquel salón, con luces medianamente bajas, espera una mujer. Lleva puesto, lo que ella considera, su mejor vestido. De negro satén, resplandece mientras repica sus delicados dedos sobre el mantel rojo. Un poco nerviosa, un tanto impaciente, siente que parte de su vida cambiaría de alguna forma aquella noche. A pesar de muchos involucrados con distintos pensamientos, decide no ceder a la tentación de seguir un consejo amigo.

Leer más »Cambiando rumbos

Por favor, ¡Comparte!

0Shares

Aromas de una pasión

Aromas de una pasión. María Florencia Vallée. Cuento sobre el amor de padre a hijo.

Envuelto entre las cáscaras de limón que iban cayendo de la mesada, corría de un extremo a otro de ella con el simple hecho de no olvidar ni un detalle. El cuchillo plateado esperaba a un costado ser usado por cuarta vez para cortar un nuevo ingrediente. Un simple paño servía de lavadero entre apuros. Corridas que no eran urgencia.

Un reloj de roble colgado en una pared de costado, intentaría marcar una hora inventada, pues las pilas ya no tenían la resistencia que hacía 5 meses atrás. El olvido que generó su pasión las había descuidado. Ahora sólo podría guiarse por uno pequeño que se balanceaba en un imán colgado de la heladera, que con el vaivén de la abertura y cierre de esta, se iba corriendo más y más hasta terminar rebotando en la cerámica oscura.

Leer más »Aromas de una pasión

Por favor, ¡Comparte!

0Shares

Y entonces recordé a Peter Pan

Y entonces recordé a Peter Pan. Dora Ponce, escritora argentina. Cuento sobre el proceso de crecer.

Y un día crecí.

Crecí tanto como Alicia cuando comió el pastel.

Ya no podía entrar en la casita de madera que mi padre había construido para mí en el patio, bajo la sombra del Siempreverde.

¿En qué momento dejé de apretar la cara contra un vidrio para que del otro lado me la vieran deformada?

¿Cuándo dejé de meter mis dedos índices en la boca y estirármela hasta que mi tía Aurelia me retaba? : “¡No hagas eso que te vas a quedar así!”

 Leer más »Y entonces recordé a Peter Pan

Por favor, ¡Comparte!

0Shares

La rendija

La rendija. Lydia Giménez Llort, escritora española. Cuento para padres.

Después de mucho tiempo sin entrar, después de mucho tiempo sin mirar, allí donde siempre estaba oscuro y nadie se atrevía a fisgonear… en esa habitación donde todos creían que las ventanas no podían abrirse, donde los pesados porticones impedían siempre la entrada…allí, un día, un pequeño rayo de luz entró, tímido y de medio lado, aprovechando una estrecha rendija que se había abierto en la portezuela que tapaba el ventanal.

Leer más »La rendija

Por favor, ¡Comparte!

0Shares