reflexion sobre el homicidio de candela