Nuestros Hijos

Mis pechos desnudos acarician al niño que nos trajo la vida. Se nos vuelve traviesa juega, grita, llora y ríe. Es traviesa como las olas es tierna como la rosa salpicada de aromas indescriptibles camina

Ellos han salvado mi vida

Recién descifro mis inquietudes atrapadas en la desesperanza. Fueron días de angustia, colmados de dolor, por no ser correspondida. Luché hasta perder las fuerzas esperando siempre los mejores días pero, no era justificado ese tormento

Hijo, ¡cómo has crecido!

Hijo, ¡cómo has crecido! es un poema corto que una madre le dedica a su hijo. De la escritora chilena Gladys Gutierrez Fernández. Poesías de madres para hijos.

No tengo nada para darte

Por Gladys Gutierrez Fernández. Poemas para niños y jóvenes No tengo nada para darte es un poema corto tanto para niños como para jóvenes, de la escritora chilena Gladys Gutiérrez Fernández. Poemas sobre la vida

¿Cuántos años tiene mi mamá?

¿Cuántos años tiene mi mama? Liana Castello, escritora argentina. Poesía infantil. ¿Cuántos años tiene mi mamá? A veces me lo preguntan mis amigos. Me quedo pensando, no sé qué responder.

La alondra

Sus sueños despertaron el canto de la alondra. Su espalda curvada mi corazón se asombra. Por años transcurridos, en su semblante, un rayo de luz despertaba su rostro. Curiosidades de la vida, me dije, por

El abrazo

Ayer abracé a mi padre apoyando mi oído en su pecho. Escuchando, atentamente, el corcel que galopaba en su campo en los verdes prados que había sembrado. En su abrazo vi su tibieza y sus

Mano pequeñita

Esa mano pequeñita que suavemente te aprieta. Sus ojitos, su mirada limpita arrancan de tu pecho, emociones. Esa mano pequeñita que corre y te alcanza, no la dejes solita. Es tu respiro, es tu sueño

La estancia de mi padre

Mi padre me cubrió de besos cuando regresé del campo. Salí a cosechar fortunas en los trigales del tiempo. Mirándome, de pronto su exclamación me atrapa. ¡Nuestra hija, está bendita! Mi madre, con su venia

De un niño a sus padres

Yo no quiero que me den el juguete más precioso Sólo quiero que me besen. Yo no quiero que me aplaudan cuando traigo buenas notas sólo quiero que me escuchen y discutamos de veras. Yo

Otoño. Poemas

Cómo clavan los otoños sobre mis sienes y el corazón me duele todavía. Quisiera, por instantes, acurrucar mi alma al fuego encendido por mis niños y contarles mis penas mis secretos fracasos, pero no me