¿Para qué fueron creadas las mujeres?

Para aderezar ideas a fuego lento y en un chis chas transformar su mundo. Lavar, exprimir y tender las penas y sufrimientos en el cordel de la perseverancia y el entusiasmo. Planchar asperezas y dificultades