historias para adultos

piscinas 1

Cortina de humo

Cortina de humo. David Gómez Salas, escritor mexicano. Cuento para padres.

piscinas

Les voy a contar exactamente los hechos. Lo haré de manera precisa pues soy testigo ocular.

Para no hacerla de emoción, empezaré el relato. Incluye a dos mujeres y un hombre que “se hizo pato”

Recuerdo que en una ocasión, afuera de una alberca, estaba.

Y llamó mi atención la familia que llegaba.

Era un señor tranquilo, como cuarenta años, calculo.

Leer más »Cortina de humo

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

Nina en el campo Brasil 298326 1

Ema

Ema. Ana Mafalda Damião, escritora brasileña. Cuento en portugués sobre un mundo más justo y las ganas de superarse.

Nina en el campo Brasil 298326

Todos os dias, na hora do entardecer, quando o Sol se preparava para dormir, Patrícia chegava.
Olhava as plantas e os animais e sentava-se no tronco do velho carvalho. Do seu saco, retirava um caderno e um conjunto de lápis e começava a escrever.
¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

anciano 1

La felicidad

La felicidad. Pedro Mario López Juárez, escritor mexicano. Cuento sobre la felicidad y sobre la vejez.

anciano

Erase una vez, un anciano maltrecho llamado José y con las consecuencias naturales de la edad. Vivía en una choza muy humilde y apenas le alcanzaba lo que tenía para llevarse un pan a la boca. Un día, conoció de manera casual, a una niña llamada Miranda, quien siempre pasaba por el frente de su choza para ir al colegio.

Leer más »La felicidad

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

desamor correspondido 1

Desamor correspondido

Desamor correspondido. Liana Castello, escritora argentina. Cuento sobre el desamor de una madre.

miliki 1

No la quiero y creo que no podré quererla nunca – Dijo mi madre a mi abuela el mismo día que volvimos del hospital y mientras me acunaba con asombrosa frialdad.

Mi abuela, que no profesaba simpatía alguna hacia mi madre (razón por la cual me contó este episodio) la miró con un profundo desprecio y a mi, con una piedad infinita. Mi hermana mayor había fallecido cuando tenía dos años y mi madre jamás había podido superar su ausencia y menos aún entenderla.

Leer más »Desamor correspondido

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Por favor, ¡Comparte!