Proyecto Enomis

Había sido las diez de la noche, cuando después de conducir dos horas al menos, por fin bajé del coche. Le di un vistazo por si acaso no estaba bien aparcado, y me encaminé hacia