El mito de la formación de la vía láctea