El vendedor de nubes

Tristram era una ciudad gris, muy gris, y triste, muy triste. Grises eran los edificios. Grises las personas. Grises las calles y los parques. Gris el cielo y el río. Todo, todo, era gris y