Los abuelos no se van al cielo

No se acuerda bien cuándo comenzó todo. Santiago tenía meses escuchando cuchicheos entre los adultos, reuniones con caras tristes que ocurrían lo mismo en una recámara, la sala o en la cocina de casa de