El enemigo

Hacía tiempo que se había dado cuenta que tenía un enemigo. Mucho tiempo, tal vez demasiado, tanto que –en cierto modo- se había acostumbrado a vivir con él. Su enemigo no portaba armas, no golpeaba

1 2