aceptar al otro tal cual es