La noche que vi llorar a la luna

La noche que vi llorar a la luna La noche que vi llorar a la luna. Cuentos para reflexionar. El país donde viví hasta el año 19…. está situado al norte de Sudamérica, cuenta con

El abuelo

El abuelo es uno de los cuentos cortos sobre la muerte de la escritora Olga Lidia Martínez sugerido para niños a partir de diez años. Cada mañana, Carlos corre hacia la escuela. La guardarraya se

Nostalgia

Hace ya más de dos años que Julia enviudó. Dos años que la muerte le arrebató a su amor, su compañero de toda la vida. Julia no se acostumbra a vivir sin su esposo, su

El Funeral. Cuentos sobre la muerte

El Funeral es uno de los cuentos sobre la muerte de la colección cuentos infantiles del escritor Armando Hamel Ortúzar sugerido para jóvenes y adultos. No éramos amigos cercanos, pero me hacía reír. Era uno

El pescador de estrellas

El pescador de estrellas es uno de los cuentos sobre la muerte de la colección cuentos cortos de la escritora Liana Castello sugerido para jóvenes y adultos. Juan amaba pescar, lo había hecho desde que

Abuelos eternos

Abuelos eternos es uno de los cuentos sobre el paso del tiempo de la colección cuentos de abuelos para adolescentes, jóvenes y adultos. Lo tenían decidido hace tiempo, ambos iban a permanecer en la casa,

Una razón para morir

Una razón para morir es unos de los cuentos mexicanos sobre la muerte de la colección historias cortas del escritor  Jesús Humberto Mojica Martínez para jóvenes y adultos. Cuando me levanté una mañana de domingo

La voz

Cuento para jóvenes y adultos. “Los seres vivos nacen a partir de los muertos y después de un periodo de tiempo, mueren para ser nuevamente lo de siempre: muertos”. Eso me platicó un amigo muerto.

7 de Julio

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos. Hola, me llamo Felipe, tengo dieciséis años y no recuerdo más de mi vida. No recuerdo nada de ayer y para atrás, no sé nada de mí ni

La mesa junto a la ventana

Habían tomado la costumbre de desayunar en la misma mesa todos los días hacía ya muchos años. Elsa y José tenían un hermoso ritual. Desayunaban siempre en el mismo café, en la misma mesa junto

José y su soledad

José y su soledad José era un anciano de setenta y ocho años. Acababa de perder a su esposa, Pilar, en un gélido día de diciembre. El hombre ataviado con su traje de pana, pasó

La isla de los huesos

Íbamos todos los fines de semana a remar con el abuelo. Teníamos la suerte de que la casa de los abuelos, amplia, fresca y blanca, quedara a los pies del viejo río. Aprendimos muy pequeños

Velorios eran los de antes

Velorios eran los de antes No es cosa de contarles todos los velorios que tuve que ver en mi vida si no contarles de verdad cómo eran los de antes. Las personas nacíamos y moríamos

Día del niño: que sea un día distinto

Pronto festejaremos el Día del niño y la niña. Por eso, una buena iniciativa es repensar la manera en que nos estamos vinculando con los chicos que nos rodean o que están a nuestro cuidado.

La abuela viene de noche

Cuando mi madre murió no supe contarle a mis hijos que había muerto. Y como murió en otro país, no lejano, pero sí en otro lugar, no dije nada y me callé la boca. Era

1 2 3