Las tres brujas buenas 🧙‍♀️ Como cada 31 de octubre, se quedan en su casa, porque todos piensan que son brujas malas.

Por Rocío Cumplido. Cuentos infantiles de Halloween

Cuando escuchamos hablar de brujas, siempre lo asociamos a algo malvado y feo, a lo cuál le solemos tener miedo. Sin embargo, en “Las tres brujas buenas” vamos a conocer otra realidad, el de 3 hermanas que pelean contra el estigma de que todas las brujas son malas. La escritora española Rocío Cumplido nos regala esta historia de Halloween para niños niños de todas las edades.

Luego, si te gusta este cuento de Rocío, por favor, deja algunas palabras en la sección de comentarios (✍🏼), califica el cuento con estrellas para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o E-mail (🙏🏼). ¡Gracias!

Las tres brujas buenas

Las tres brujas buenas - Cuento de Halloween para niños y niñas

– “Ojos de sapos, ancas de rana, que la Luna brille sobre las montañas”.

– “Patas de gallo, piel de esparadrapo, que los niños jueguen por todos lados”.

Como cada treinta y uno de Octubre las tres hermanas brujas: Harapienta, Olorienta y Calamidad se reúnen en su caverna en las profundidades de la montaña de los hechizos.

Para celebrar la víspera de Halloween, también llamada noche de brujas. Una noche en la que todos los monstruos, duendes y elfos salen pasear con tranquilidad, pues nadie de ellos se va a asustar. Los niños de todos lados corren por las calles disfrazados, gritando “truco o trato” en todas las casas de su vecindario.

Solo las tres brujas se quedan en casa, porque todos piensan que son brujas malas; pero eso no es verdad. Las tres hermanas, son unas brujas muy buenas, que siempre tratan de ayudar; más su aspecto a todo el mundo echa para atrás. Son altas; flacuchas, sus cabellos son largos, grises y encrespados; pero lo que más repelús de ellas provoca, es su estaña piel: es verde, arrugada y sus manos están llenas de escamas.

Todos temen a las tres brujas buenas y se mantienen alejados de ellas.

Los niños conocen terribles historias sobre las brujas. Historias de miedo que cuentan los padres para que sus hijos se comporten como niños buenos:

– “Nico, como no te comas todo el brócoli, las brujas vendrán esta noche a por ti, te cocinarán en su enorme cazuela y te comerán”.

Las pobres brujas han intentado cambiar esa impresión; pero siempre pasa algo que consigue estropearlo. En una ocasión las tres brujas cocinaron galletas de canela para todos los niños de la ciudad; pero de alguna manera, no se sabe como, una poción cayó dentro de la masa de las galletas, haciendo que todos los que las comieran, le salieran granos por toda la cara.

Las tres brujas han tenido tan mala suerte en sus intentos por caer bien a sus vecinos, que incluso piensan en mudarse a otra ciudad; pero a Calamidad, la más joven de las tres no le gusta nada esa idea:

– “¡Yo no quiero irme a ninguna parte!” -chilla la joven bruja desesperada.

– “Este es nuestro hogar. Aquí nos hemos criado: hemos aprendido a gatear, a andar, a crear pociones con amapolas y margaritas. Y en aquel descampado, papá nos enseñó a volar con aquella horrorosa escoba rosa. ¡No podemos irnos! Todos nuestros mejores recuerdos están aquí”.

– “¿Y que pasa con los malos recuerdos?” -dice Harapienta, la más mayor de las tres.

– “¿O es que no recuerdas las bromas, las injurias o los cuentos de miedo que han inventado sobre nosotras? Estoy cansada de intentar caerles bien”.

Calamidad se acerca a su hermana para intentar consolarla.

Pone una mano sobre su hombro; pero Harapienta no está de humor y se retira a su cuarto a descansar. Calamidad triste y desilusionada pasa la tarde caminando por los senderos de la montaña de los hechizos. Intentando encontrar una mágica solución; pero como solía decir su padre: “A veces, las grandes gestas, sólo requieren pequeños gestos”.

Calamidad repite esa frase en voz alta y justo en ese instante una suave brisa de otoño la rodea enmarañando su largo cabello grisáceo. De repente y sin venir a cuento a Calamidad se le ocurre una idea que puede resolver todos sus problemas; pero antes de volver a casa para poner en marcha su plan; alza la mirada al cielo, cierra los ojos y le susurra al viento:

– “Gracias papá, te quiero”.

Al llegar a casa, Calamidad cuenta a sus hermanas su gran idea; pero Harapienta que sea tan estupenda:

– “No cuentes conmigo” -dice su hermana, visiblemente enfadada.- “No pienso hacer semejante ridículo delante de los vecinos”.

– “¿Podríamos intentarlo? ¿Qué podríamos perder?” -pregunta Calamidad con entusiasmo.

Olorienta, la hermana mediana se apresura a intervenir entre las dos hermanas; pues sabe muy bien como es Harapienta cuando se enfada.

– “Por favor hermana, no deseches la idea tan a la ligera ¿Y si nos colocásemos unas máscaras? Nadie nos reconocería”.

Harapienta sopesa durante unos instantes las ideas de sus dos hermanas:

– “Está bien” -dice al fin Harapienta.– “Haremos lo que decís; pero si no sale bien, mañana mismo colgamos nuestros bultos en las escobas y nos vamos volando de esta ciudad ¿entendido?”.

– “¡Entendido¡” -dicen Calamidad y Olorienta a la vez.

Las brujas cogen todo lo necesario y caminan hasta la ciudad.

Lo hacen por el camino menos transitado, para que nadie se pueda percatar de lo que esta a punto de pasar.

Mientras en la calle principal, los niños van de acá para allá, llamando a todas las casas para pedir deliciosas golosinas. Hasta que un niño disfrazado de hombre del saco ve algo extraño en medio del barrio:

– “¡Un Teatro! ¡Un Teatro!”.

Poco a poco todos los vecinos se reúnen para curiosear:

– “Vaya, no sabía que fuese a haber una función” -dice el señor alcalde poniéndose justo delante del escenario.

Las luces se apagan, y las tres brujas salen de detrás del telón; pero esta vez nadie se asusta. Ya que llevan puestas las mascaras, que les tapan toda la cara. Las brujas empiezan a representar su función. En la cual intentan mostrar que las brujas no son malas, sino que son seres buenos que están aquí para ayudar a los demás.

El publico reunido aplaude a cada ocasión e incluso ríen a carcajadas, porque Olorienta no para de pisarse los pies y tropezar.

Todo iba a las mil maravillas.

Hasta que a una niña sentada en la primera fila, se le escapa el globo que su padre le había comprado. Calamidad sin ni siquiera pensarlo, sale volando para agarrar el globo antes de que este suba demasiado alto. Ahora todos pueden ver que las brujas les han engañado.

– “¡Quieren comernos vivos!” -chilla el señor alcalde.

El señor alcalde tiembla tanto, que hasta sus michelines parecen estar asustados.

– “¡Quieren secuestrar a nuestros hijos!” -dice una voz allá, por el fondo.

Todos corren despavoridos buscando a sus hijos para llevarlos de vuelta a casa; pero una pequeña niña suelta la mano de su madre y en contra de sus suplicas se acerca a una de las brujas. La pequeña niña sube los escalones del escenario y se acerca hasta donde esta Harapienta.

La niña agarra la larga falda de la bruja y tira de ella. Harapienta se agacha para poder estar a su misma altura. La niña, alarga su pequeña mano y despacito, muy, muy despacito, despoja a Harapienta de su horrenda máscara. La niña que ahora puede ver a la bruja con claridad y desde muy cerca, no se muestra asustada ante ellas.

La pequeña niña mira a la bruja con curiosidad, directamente a los ojos, como si buscara un tesoro escondido en algún recóndito y oscuro lugar.

La niña sonríe al fin, ya que parece haber encontrado el dichoso tesoro y con delicadeza retira el fino cabello gris que cubre el rostro de la bruja:

– “Ahora todos podrán ver tus preciosos ojos” -dice aquella hermosa niña con una envidiable dulzura.

Tanto Harapienta como sus hermanas no pueden evitar que se les salten las lágrimas.

– “Quitaos vuestras máscaras” -dice Harapienta a sus hermanas.- “Ya que ahora nos miran desde el corazón”.

Cuando Olorienta y Calamidad alzan la vista, ven lo que pasa a sus pies.

Abajo del escenario, no son las únicas que están llorando. Muchos de sus vecinos tienen también la lágrima saltada; pues se han dado cuenta que han juzgado mal a las tres brujas buenas.

Calamidad esta tan contenta; que lanza un hechizo al cielo, para que de las nubes salgan cohetes que estallen, creando increíbles fuegos artificiales.

Como todo a salido mejor de lo previsto, las brujas no se van a ninguna parte, se quedan a vivir para siempre con sus vecinos. Los cuales han aprendido, que la mejor forma de ver a las personas, es mirarlas con los ojos del corazón.

Fin.

Las tres brujas buenas es un cuento de la escritora Rocío Cumplido González © Todos los derechos reservados. Nº Registro: 1210112495352.

Sobre Rocío Cumplido González

Rocío Cumplido González - Escritora

“Puede que el futuro sea incierto y que hasta el momento no haya conseguido despegar y alcanzar el éxito; pero esta escritora tiene muy claro que nunca dejará de perseguir sus sueños.”

Rocío Cumplido González es una escritora española que nació en el año 1982 en Palma del Río, Córdoba. Comienza su andadura como escritora en Marzo de 2012. Desde entonces ha ido sumando seguidores en todo el mundo, sobre todo en Latinoamérica.

En 2013 su cuento “La bruja presumida” fue publicado en la revista Maestra infantil tanto en España, como en Italia. Además de ser traducido al Inglés.

Algunos de sus cuentos como “Peter y el gran mago” han sido adaptados para el teatro por la compañía Bichos de luz. Incluyen personajes y trama dentro de la obra de teatro “El sueño de Max.”

También colabora con revista Bulevar de Palma del Río, escribiendo periódicamente varios cuentos.

Más cuentos de Halloween para niños

¿Te gustan los cuentos de Halloween para niños? Entonces, por favor, califica la historia de “Las tres brujas buenas” con estrellas (⭐), deja tus comentarios y cuéntanos lo que te ha parecido (✍🏼). También puedes compartirlo con otros pequeños a los que les gusten las historias como esta. Utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *