Saltar al contenido

Un viaje a … ninguna parte. Mercedes Martínez Rubio (Morimó), escritora española. Ilustración de Fernanda Fogia. Cuento homenaje a las mujeres maltratadas. Día Internacional de la Mujer.

“Mayumbá”, la negrita, trabajaba duro todo el día para ayudar en casa. Tan solo tenía 12 años, y sí una responsabilidad muy grande para su corta edad.Cierto día, su madre “Bembé” le comentó que pronto habría un nuevo miembro en la familia y si no hacían algo rápidamente, no habría suficiente para todos, y podrían morir, ya que al escasear las reservas agonizarían por inanición.

“Mayumbá” respondió:

”Madre, el anciano “Huangó” busca una esposa para su hijo, yo podría convertirme en una de sus cuantiosas mujeres o concubinas, así recibirías una dote de la que podríais salir de estos aprietos”. ¡

¡Macabé... ambolo... ambolano!! Exclamó la madre acongojada,

“No me gusta nada la idea, pero todo sea por el nuevo bebé, somos muchas bocas y hay poco para repartir”. Así se preparó todo para partir hacia el hogar de su futuro compañero, hijo de “Huangó”.

La ceremonia se celebró con gran boato, ágapes y grandes baleles o bailongos, con sonidos rítmicos de “tan-tan” reverberantes por toda la selva africana, que anunciaban la buena nueva. Quedó hecho el trato y “Mayumbá” recluida en manos de “Cunyeftén”, el hijo de “Huangó”.

El tiempo pasó deprisa y de “Mayumbá” no llegaban noticias hasta que, cierto día, “Bembé” no aguantó más, y se fue a visitar a su hija al poblado de “Huangó”, los “Mirimirimbelé”.

Quedó completamente anonadada viendo a su adorada “Mayumbá” en deplorable situación física y mental, pues recibía palizas diarias de esposo y el agravio o escarnio de las otras mujeres.

Su delito era ser la más joven, guapa, e inteligente del clan familiar. La cólera por los agravios a su hija afloró con iracundas palabras, y el anciano con su hijo devolvieron a “Mayumbá” sin más exigencias o pretextos.

¡¡Toma... llévatela !! “Te devolvemos a tu hija ya que no sirve de nada. Apáñatelas, lárgate, no queremos verla en la vida”.

“Bembé” consiguió el milagro de volver hacer persona a su hija, hecha unos trapos, poniendo todo su empeño y amor de madre. Entre pitos y flautas de caña, “Mayumbá” cumplió 18 años.

Así que cierto día decidió viajar en patera, para tratar de conseguir fortuna, pero su viaje a ninguna parte, quedó truncado. Nunca logró las aspiraciones de mejorar su existencia.

Algunas semanas después, apareció su cuerpo sobre la arena de la playa junto a otros compañeros. La fortuna no quiso ser indulgente ni dadivosa con “Mayumbá”.

¿Hasta cuando este goteo de vidas perdidas...?

Fin

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo