Pirañas en el estanque

Pirañas en el estanque escrito por Luis Alonso Méndez, Historias para jóvenes de reflexión.
No lo puedo creer, en verdad, ¡en verdad!, es como un sueño, no sabía que le había gustado tanto. –Ricardo estaba muy emocionado que un artista le alagara su canción, Javi es un cantante de música Pop Rock que sorteo entre los asistentes al concierto un acceso para estar en el escenario y camerinos. El festival se lleva a cabo cada año en la ciudad de San Andrés, participan muchos artistas de diferentes géneros.
-Claro muchacho, es una buena canción, de las mejores que he escuchado. Dime, como fue que te inspiraste, tiene mucha potencia y su fuerza es total ¡Una buena rola de rock!
Fue una tarde, estaba muy triste, he cantado en muchos parques, buses y reuniones familiares, he recibido tantas críticas, tantas burlas, me han dañado tanto, la gente no cree que destroza sueños. La tarde cuando la escribí fue cuando salí del colegio, con mi bajo en la mano, muchos se burlaron, ¡Malditos! Cuanto los odio. Me lastimaron, hicieron un concurso de canto en la escuela, gano una señorita que canto Pop, los jueces fueron los maestros matemáticas, ingles, idioma español y por supuesto el director, recibí cero puntos, mi atuendo todo de rock, pantalón rasgado, zapatos punta de acero, playera negra y mi chumpa de cuero, por naturaleza mi voz es muy ronca, tome una decisión al tocar el bajo, no tengo a nadie que me ayude o que comparta mi pasión por el rock y metal, la guitarra o bajo, cualquier de los dos instrumentos puedo tocar. Tuve la idea de utilizar mi celular para acompañarme con la guitarra, en mi casa grabe toda la canción, así que el día del concurso puse el celular con mi grabación y yo con el bajo y claro mi voz, puse el alma, puse toda mi pasión, todo, ¡Todo!.
-Que ingenioso, fue buena tu idea. Que más paso, ¡dime!
-Bueno, empecé, me encanta como vocaliza Adrian Barilari de Rata Blanca, así que intento tener un poco el estilo así, claro que la fuerza en la voz es diferente, soy más grave. Pero bueno, al finalizar todos callados, y de repente uno jovencito de tercer grado, ¡uuuuuuuu! Otra!!!!, fue el único, los maestros estaban estupefactos. Jajajaja, no aguantan nada, el maestro de ceremonia solo me dijo –Bueno muchacho, ya puedes bajar del escenario- así que me bajé tranquilo, ha, pero dije algo que se extinguió, ¡Arriba la Garra Chapina!, nadie respondió.
-Estuve en Guatemala y me cuentan la garra chapina fue en los noventa, ahora se extinguió en tu país ese movimiento- le dijo Javi un poco apenado.
-Si, mi papá me cuenta como era ir al teatro al aire libre, a la plaza de toros y otros lugares, me encantaría volver a esa época y moshear con la garra chapina. Lo malo es que no tenemos familiares en Guatemala, yo la quisiera conocer porque mi papá me cuenta muchas historias. Mi papá era hijo único y mis abuelos fallecieron hace años.
-Bueno, bueno, seguime contando de tu inspiración.
-¡Que tal mi pana! como te va- uno de esos cantantes sin cerebro se acerco a Javi, son de esos hechos por los promotores solo para una vida útil de un año, pero ni modo, así es el mundo de la música y farándula.
-Hermano Fluo, que gusto verte, ¿Ya estás listo para tu presentación?
-Claro que sí, estoy listísimo para darle al público ese reguetón que tanto les gusta, es reguetón romántico, les voy a dar lo que les gusta.
¿Cuál es el sentido de tus canciones?- pregunto Ricardo.
-No lo sé, yo solo repito palabras fáciles de aprender, no tengo ninguna intención que analicen nada, no estoy en contra de nada, todo me da igual, no debe hacer que piensen así de simple, según mi productor el publico no debe pensar por si mismo, solo deben escuchar la música y repetirla, así como los loritos, repite y repite sin darles tiempo a pensar, y como a mi solo el dinero me importa, pues que más da, a darles reguetón.
Entonces si entiendes que lo que cantas no sirve para nada.
-Pues claro, yo formo parte de la jugada, por lo menos este año, el próximo viene otro y así sucesivamente. ¡Hace tiempo yo pensaba como tú!, jovencito, ¡Mira en lo que he caído!, ¡Mira!, ¡Mira!, hay noches que tengo tantas ganas de gritar ¡Libertad!…
Siempre pensé que eras una marioneta, creo que debes romper esos hilos, ¡así no ves un rostro vacío en el espejo cada mañana!-hablo sinceramente Ricardo.
-Bueno Ricardo, mejor sígueme contándome sobre tu inspiración, es una canción buenísima- continuo Javi mientras hacía señas para que Fluo se retirara.
¡Bueno! tuve esa sensación de estallar, estallar para liberarme de todo, dejar todo, ¡Que respeten mis sueños!, tantas ganas de ver a mi Guatemala, de volver y mostrar que somos buenos, ¡Renacer la garra chapina!, y sobre todo, divertirme, estar feliz tocando el bajo, con todo su fuerza.
-¿Tienes ahí las partituras?
Si, las llevo conmigo, son un tesoro- Javi tomo las partituras y la letra de la canción, la entonaron juntos, Javi y Ricardo, tenían tanto sentimiento de libertad, un experto en mañas como Javi lo sabía, sobre todo que faltaban solo una hora para que subiera al escenario -Mira Ricardo, porque no vamos a buscar una guitarra a mi remolque y quien quita que esta noche sea la primera vez que el mundo escuche esta excelente canción- no fue para menos, Ricardo brinco de la emoción, fueron al remolque, ya Javi tenia en sus manos la letra de la canción y las notas -ve al fondo de remolque, busca en los compartimientos de hasta el fondo la guitarra- le dijo, de repente cierra con llave, Ricardo extrañado le pide libertad, ¡déjame salir!, Javi le ordena al personal de seguridad que no dejen salir al joven de su remolque, si es necesario entrar a darle un golpiza que lo hagan.
-¡Buenas noches!, dije ¡Buenas noches!- todo el publico grita de emoción, Javi es la estrella que cierra el festival, es la estrella del momento.
-Esta noche es especial, toda mi alma y vida la entregare a ustedes, son ustedes los que me inspiran, son mi razón de ser, por eso voy a dedicarles mi nueva canción, disculparan que la tenga en esta hoja de papel, pero es lo más sincero de mi corazón -muchos de los admiradores de Javi lloran de la emoción- mi nueva canción se llama ¡LIBERTAD!…
El publico enloquece, en el camarote también Ricardo esta enloquecido, ha caído en el estanque lleno de pirañas, mientras el publico pide que Javi repita la canción, hay dos guardias de seguridad que están repitiendo golpes a Ricardo, una y otra vez hasta dejarlo inconsciente.
-¡Huuuaaaa!, Javi el publico enloqueció con tu canción, ¡Que bárbaro!- el presentador aclama también a Javi.
No es una sorpresa, Ricardo despierta a las dos horas, tirado en una banca del parque, una lagrima se atreve a cruzar por su mejía, ¡Libertad!
Pirañas en el estanque escrito por Luis Alonso Méndez, Historias para jóvenes de reflexión.
 

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *