Saltar al contenido

Ella solo quería ver el mar. Veo algo feo, si me permiten les leo las manos y tratamos de reparar al caprichoso destino.

Por Pablo Rodriguez Prieto. Historias cortas

Cuando todo parecía dentro de lo esperado entre una pareja que disfruta de una bella tarde frente al mar, las cosas se pusieron rápidamente complicadas luego de la aparición de un personaje que no era precisamente bienvenido en ese momento. Ella solo quería ver el mar es una historia corta del escritor peruano Pablo Rodriguez Prieto, especialmente recomendado para adolescentes y adultos.

Luego, si te gusta el cuento de Pablo Rodríguez Prieto, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califica con estrellas el cuento (⭐) y compártelo con algunos jóvenes y adultos a través de las redes sociales o descárgalo como PDF y envíalo por e-mail o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

Ella solo quería ver el mar

Ella solo quería ver el mar - Historia corta

Caminando por la playa llegaron, tomados de la mano, a la terraza del bar que les daba la bienvenida. Un lugar privilegiado les invitaba a disfrutar el mar y saborear el dulce placer que la brisa otorga. El largo y antiguo muelle, a un costado de la terraza, dejaba entrever parte de lo que alguna vez fue un centro de operaciones portuarias, ahora acondicionado para visitas de turistas, mostraba su renovada belleza. Una bandada de gaviotas saltaba entre las pequeñas olas que morían lentamente en la arena buscando algo que les pueda alimentar, mientras el sol en el ocaso del día se ocultaba entre nubes y el horizonte teñido de múltiples colores.

Se sentaron en una pequeña mesa ayudados por una servicial mujer ya entrada en años que mostraba una mueca como sonrisa. Pidieron dos cervezas y volvieron a cogerse de las manos, él trató de mirarle a los ojos, pero ella los esquivó. Hablaron del tiempo y del viento, nada importante o por lo menos a ella nada le importaba tanto como ver en brumosa lontananza, el mar. La conversación parecía un aburrido monologo por parte de él, ella solo miraba el horizonte que dé a pocos se oscurecía.

Envuelta en telas de acetato y tafetanes brillantes que simulaban lujosas sedas, con los brazos llenos de brazaletes metálicos brillantes y en la mano un mazo de cartas españolas sucias y envejecidas, hizo su repentina aparición junto a la pareja, que a estas alturas de la tarde ya había decido retirarse del bar en busca de alguna otra distracción que los vinculara de mejor forma. La gitana saludó amablemente y sin mediar más palabras hecho las cartas sobre la mesa, se llevó las manos a la cara y horrorizada se separó un poco, de inmediato recogió su maltrecha baraja.

Tirar cartas españolas - Adivinación

Veo algo feo entre ustedes, sentenció tajante la mujer. Si me permiten les leo las manos y vamos viendo que pasa y tratamos de reparar al caprichoso destino. Ella palideció ligeramente y él trato de deshacerse de la incómoda visita mientras llamaba pidiendo la cuenta. Sin embargo, la curiosidad de ella hizo que extendiera su mano y la gitana la cogió con delicadeza deshaciéndose en elogios por lo bien cuidadas que estaban. Comenzó por hablar del significado de cada una de las líneas que estaban trazadas en la palma de ella y le auguró una larga vida llena de sinsabores por algunos cortos años, para al final encontrar la felicidad plena en un lugar lejano.

La noche había hecho su aparición y el clima enfrió considerablemente, pero más aun en medio de esa conversación con la gitana que para él no tenía ninguna importancia. Sin embargo, fue convencido por la gitana de pedir una cerveza más, mientras le decía que no se preocupe que no era su intención cobrarle un centavo por este trabajo. Le habló de la misión que tenía en la tierra, que en algún momento entendió que era ayudar a los que voluntariamente accedan a sus artes quirománticas.

Dos cervezas fueron destapadas en la mesa, mientras la gitana algo le decía en el oído a ella. Las dos rieron de buena gana. Les habló que las líneas del amor en ambos eran similares, pero que ello no era razón para que continuaran juntos. Él se molestó y llamó charlatana a la gitana y que ya no estaba dispuesto a continuar con esta farsa. No señor, no, no, no. No voy a permitir que me falte el respeto. ¡Esto no es ninguna farsa! Dirigiéndose a ella, ya sin ningún reparo le dijo, es mejor que te alejes de este jovencito, lo que te dije es cierto, nunca podrás tener un hijo con él.

¡Ya se puede ir! Le dijo él a la gitana, quien, sin inmutarse tras haber permanecido hasta entonces parada jaló una silla y se sentó. Cogió el vaso que tenía cerca y se lo bebió. Yo te recomiendo, intentó decir, pero él tajantemente dijo que no quería sus recomendaciones. ¡Ya se puede ir! Volvió a decir. Ella rompió en llanto mientras la seguridad del local sacaba a la gitana que no dejaba de proferir palabras altisonantes e inentendibles. Él intentó abrazarla, pero fue rechazado, solo atinó a decir: yo solo quería ver el mar.

Fin.

Ella solo quería ver el mar es un cuento del escritor Pablo Rodríguez Prieto © Todos los derechos reservados.

Sobre Pablo Rodríguez Prieto

Pablo Rodriguez Prieto - Escritor

“Soy un convencido que la lectura hace que los seres humanos seamos empáticos, con lo que se puede lograr un mundo más amigable y menos conflictivo. Sueño con un mundo mejor que el que tenemos hoy.”

“El Perú es un país muy rico en paisajes y destinos turísticos, con innumerables regiones y climas muy variados. Yo nací en Pucallpa, una ciudad de la región Ucayali en la selva. De niño, por el trabajo periodístico de mi padre radicamos en muchas otras ciudades, esto enriqueció mi espíritu de usos y costumbres muy disimiles que posteriormente se traducen en mi trabajo literario.

Mis inicios fueron escribiendo crónicas que las repartía entre mis amigos sobre experiencias locales que las denominaba “Crónicas de la calle“. Prefiero escribir cuentos, pero e incursionado en novela corta y poesía. Soy casado y tengo tres hijos quienes son mis mayores críticos. Cuando ellos eran niños jugaba a escribir sus ocurrencias diarias y casi siempre fueron desechadas, aún cuando guardo esas historias en mi memoria.”

Actualmente Pablo vive en Lima y desarrolla actividades vinculadas a las artes gráficas, tiene una imprenta familiar y en sus horas libres escribe de a poco.

Puede verse parte del trabajo literario de Pablo en https://pablorodriguezprieto.blogspot.com/

Más historias cortas de Pablo Rodriguez

¿Qué te pareció la breve historia «Ella solo quería ver el mar» de Pablo? Por favor, deja algunas palabras en los comentarios (✍🏼), califica el cuento para que califique bien y otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y comparte con algunos amigos y conocidos a través de las redes sociales, puedes utilizar los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.3/5 - (6 votos)

Por favor, ¡Comparte!



1 comentario en «Ella solo quería ver el mar. Veo algo feo, si me permiten les leo las manos y tratamos de reparar al caprichoso destino.»

Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *