Dos héroes anónimos Marinos del mundo, buen viento y buena mar. ¡Dios salve a Escocia!

En un frío y lluvioso día en el puerto de Liverpool, el SS Tritonia se preparaba para zarpar. Este barco carguero, tripulado por valientes escoceses, llevaba consigo un misterio peligroso: 200 toneladas de dinamita. Su destino: cruzar el Atlántico y llegar al puerto de Buenaventura, en Colombia. Pero lo que comenzó como una travesía normal se convirtió en una desesperada lucha por la supervivencia. El sacrificio de "Dos héroes anónimos" se convirtió en un destello de luz en medio de la oscuridad. Aunque su gesta pasó desapercibida para las nuevas generaciones, su recuerdo vive en la memoria de aquellos que conocen la verdadera historia.